Tras terminar la tercera ronda de consultas y a la espera de la Resolución de Calificación Ambiental para comenzar obras del sector 1 de la Autopista Américo Vespucio Oriente -AVO- conversamos con Nicolás Knockaert, miembro del directorio del Consejo de Administración de Ciudad Empresarial, sobre las novedades que traerán las mejoras de esta vía de acceso a nuestra Comunidad Ciudad.

La circunvalación Américo Vespucio, ideada como un anillo externo al área metropolitana, hoy es uno de los ejes estructurantes más importantes del plan regulador metropolitano de Santiago. Los tramos sur y norte de esta vía funcionan desde el año 2006 como autopistas concesionadas y han servido para mejorar significativamente el sistema de transporte urbano de la capital al aumentar la capacidad del trayecto. El tramo oriente es el último por gestionar.

El proyecto de construcción y explotación de AVO consiste en una autopista urbana que atraviesa siete comunas del Gran Santiago. Contribuirá a disminuir los tiempos de viaje de quienes transiten por el sector oriente de la capital y a mejorar el nivel de servicio de esta vía estructurante que hoy presenta altos niveles de saturación. Le dará el estándar de autopista interurbana y ayudará a reducir los tiempos de viaje, la congestión, la accidentalidad y la contaminación atmosférica.

Entre los cambios importantes que podremos observar para Ciudad Empresarial está la modificación de La Pirámide. Las dos pistas actuales que tiene por lado pasarán a ser tres pistas de bajada más una berma. “Sabemos que uno de los grandes problemas de la gente que viene hoy en día en auto es que La Pirámide tiene solo dos pistas y como no tiene berma, cuando hay accidentes no se puede despejar rápido, lo cual quedará completamente solucionado con la nueva autopista.”, nos adelanta Nicolás Knockaert, miembro del directorio del Consejo de Administración de Ciudad Empresarial.

“Lo más importante es que disminuye los tiempos de traslado hacia el sector oriente de manera drástica, hasta en un 400%. Eso es un gran beneficio. Hoy existe el túnel San Cristóbal que está un poco lleno porque la gente prefiere ese camino. La nueva autopista será una mejor alternativa, lo que despejará el tunel, y mejorará la conexión con Providencia.”, enfatiza Nicolás.

El otro punto clave es la mejora en los accesos: Ciudad Empresarial pasará a tener 2 pistas completas para ingresar y de salida se realizará una conexión tipo oreja que va a descargar directamente a Américo Vespucio hacia el oriente, ingresando a un túnel nuevo que irá por debajo.

Proyecto AVO

La ejecución del proyecto fue dividido en sectores y proyecta su entrega final para 2022. Esta obra permitirá mejorar los problemas de congestión vehicular en horas punta y disminuir la contaminación ambiental en cuanto a emisión de gases y ruidos.

Sector AVO 1 entre Av. El Salto y Príncipe de Gales: Éste concentra sus mejoras en la zona del Cerro San Cristóbal y Puente Centenario, planificando un túnel unidireccional y el uso mejorado de La Pirámide. Su diseño contempla la ejecución de dos calzadas express de tres pistas por sentido. En particular, desde el sector de Avda. El Salto, donde se emplaza la Ciudad Empresarial, hasta el Puente Centenario, se contempla la ejecución de un viaducto principal y uno secundario, un túnel de tres pistas bajo el Cerro San Cristóbal y bajo el río Mapocho, y el mejoramiento de la vialidad preexistente en superficie de la bajada de La Pirámide. El proyecto está adjudicado a la sociedad concecionaria de OHL Sacyr.

Respecto del resto del trazado, el cual se extiende desde el Puente Centenario por el norte hasta inmediaciones de Av. Príncipe de Gales por el sur, se proyectan dos calzadas por sentido en solución subterránea con tres pistas expresas cada una. Consiste en la construcción y explotación de una autopista urbana con una longitud aproximada de 9,1 Km.

El sector AVO 2 entre Príncipe de Gales y Av Los Presidentes: En esta zona, recientemente adjudicada en licitación a Grupo Costanera, se contempla una solución subterránea en trinchera cubierta, tipo Costanera Norte, pero configurada en dos niveles con el fin de atenuar la intervención en superficie. Esta autopista urbana subterránea tendrá una longitud de 5,2 kilómetros, que favorecerá a las comunas de La Reina, Peñalolén, Ñuñoa y Macul.

La solución vial permitirá dotar a esta importante vía estructurante de un alto nivel de servicio como vía urbana concesionada con sistema de cobro free flow, a través de la consolidación de vías expresas de 3 pistas por sentido y la provisión de dispositivos de seguridad vial, señalización variable, sistema de comunicación y servicios de atención a los usuarios. Adicionalmente, la iniciativa considera una completa propuesta de remodelación urbana en superficie y la consolidación de un corredor de Transporte Público en el sector.